Cambio, autonomía y salud

Door opened in grass to the sky

foto: ©high_resolution-fotolia.com

Averiguar lo que es mejor para nosotros y nuestra salud no siempre es fácil. A lo largo del día aplicamos los conocimientos acerca de lo que creemos que son hábitos saludables, ¿pero realmente lo son?

Muchas personas vivimos con la creencia de que si nos sienta bien, y podemos seguir haciendo vida normal, entonces es correcto para nuestra salud, pero… y ¿a largo plazo? ¿obtendremos mayor bienestar? ¿seremos más saludables?

Y cuando tratamos de incorporar nuevos hábitos, como el cambio de dieta, o de hábitos sobre ejercicio, o hábitos mentales sobre creencias que supuestamente afectan al funcionamiento de nuestro organismo…. ¿seremos más saludables? ¿de verdad?

La duda, eterna constante ante estas situaciones, siempre presente a cada paso, nos anima a replantearnos lo que estamos haciendo, y mucho más….

Según Jose Manuel Casado Sierra en su libro “El Mito de la Enfermedad” publicado por Editorial Higea, pasar por estos momentos es habitual, él nos explica estas situaciones de la siguiente manera:

“La mayoría de las personas a pesar de que desean recuperarse les cuesta mejorar. Quizás sea porque les es difícil cambiar al estar muy identificados emocionalmente con ciertos hábitos y haberlos practicado durante décadas. Al sustituirlos por otros, aunque sean mejores y sanos, lo perciben como una pérdida y sienten dolor emocional. Además, a menudo confunden los síntomas de la eliminación de las toxinas internas que realiza su cuerpo para regenerarse y purificarse, como debilidad y enfermedad, y se asustan, dudando de que los cambios que están llevando a cabo sean realmente sanos y seguros para su bienestar.”

También nos comenta lo habitual que es volver a hábitos antiguos, y es que evitarlos, es algo que a veces no queremos hacer. Pues bien, volver a hábitos antiguos, errar y volver a la senda, no es más que el único camino que nos queda. Y es que, es así como conseguimos mejorar, sin formulas mágicas, haciendo cada día un pulso con nosotros mismos, llegando a acuerdos internos, en definitiva, conociéndonos un poco más, nuestras debilidades, el cariño que le cogemos a la manera de hacer algo, porque como lo hemos hecho durante tanto tiempo así, simplemente sentimos inseguridad al hacerlo diferente.

Quizá obtengamos una gran mejora en hábitos saludables, pero en lo que si que ganamos es en saber cómo funcionamos internamente, y que necesitamos de nosotros mismos para continuar, mantenernos, volvernos a caer y levantarnos todas las veces que nos sintamos en esa situación. Y un último consejo que Jose Manuel Casado Sierra comenta en su libro (citado anteriormente): “ …La paciencia, la comprensión, el perdón y el amor hacia uno mismo son las claves para conseguir cambiar esos hábitos de vida insanos….“.

De entre todas las premisas que escuchamos en cuestión de cambio de hábitos y nutrición, hay una que continuamente nos recuerda, que él máximo responsable es uno mismo: “Somos lo que comemos“, ya que lo que hoy compone nuestro organismo, es lo que ingerimos el día de ayer, y lo que hoy incorporemos a nuestros hábitos será lo que defina nuestro mañana nutricional, y el futuro de nuestra calidad de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s