La nutrición de los padres influye en la nutrición de sus hijos

Mother is playing with her son

Un niño gordito no es sinónimo de buena salud, este es un pensamiento que se debe ir erradicando. Aprenda a cuidar la alimentación de su hijo desde la gestación

Si hablamos de nutrición infantil, hay que tenerla en cuenta desde la sexta semana de gestación. Muchas personas al ver a padres e hijos con sobrepeso, tienden a creer que el gen de la obesidad ha sido heredado, una aseveración totalmente falsa, asegura el experto; la actitud de los padres influye de una manera increíble sobre la alimentación de los hijos, por lo tanto, unos padres sanos educarán  a hijos sanos.

Pero incluso, desde el embarazo se debe educar al niño sobre su alimentación, la madre debe consumir suplementos en el caso de algunos alimentos que no ingiera, como el caso del Omega3, que sustituye el pescado.

Una vez, el bebé tenga mayor conocimiento, los responsables de educarlo nutricionalmente son los padres y lo más conveniente es brindarle los aportes necesarios a través de alimentos que sean completamente sanos “no es lo mismo que ingiera 50 calorías de una dona a 50 calorías de un salmón”, explica el Dr. Guillermo Rodríguez Navarrete, especialista en nutrición, graduado en la Universidad de Granada, España.

Alimentos esenciales en la dieta del niño

La dieta del niño debe ser equilibrada, pero hay que cuidar que sea variable, sin embargo, hay alimentos que deben estar presentes en la etapa de la niñez, por lo que el autor de “Nutrición Infantil” enumera algunos de ellos:

  • Pescado, especialmente los azules, como  el atún y el salmón,  brindan una correcta visión y un buen desempeño motor, mejorando la coordinación del niño, especialmente si practica algún deporte.
  • Linaza: fuente de omega3, que complementa los beneficios del pescado.

  •  Aceite de oliva: permite que las membranas celulares se encuentren en perfecta condición y de esta manera los órganos realicen adecuadamente sus funciones.

  •  Frutas: los antioxidantes por excelencia, aportan energía, vitamina, minerales y los nutrientes necesarios.

  •  Cereales integrales: procure siempre brindar cereales integrales, como el arroz y el pan; estos contienen mayor cantidad de vitaminas y minerales que sus versiones “blancas” o refinadas.

  • Semillas: son el alimento ideal para la merienda de su hijo, constituyen una fuente importante de energía, brinde un puñado de nueces, almendras, semillas de girasol o de calabaza.

Dr. Guillermo Rodríguez Navarrete

fotografía: ©SerhiyKobyakov-fotolia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s